jueves, 22 de mayo de 2008

Cinturón Verde

Objetivo

· Regular el crecimiento urbano y la expansión de asentamientos humanos de la ciudad de Santo Domingo.

· Proteger los cursos de agua y reservas naturales existentes en la zona metropolitana de Santo Domingo., obedece a la necesidad de regular el crecimiento horizontal de la ciudad y la expansión de los asentamientos en su periferia, para asegurar la protección y mejoramiento de los recursos y valores naturales existentes, con miras a garantizar la calidad del ambiente en la Ciudad de Santo Domingo y el Distrito Nacional.

El Cinturón Verde de la Ciudad de Santo Domingo es una amplia franja espacial que rodea el entorno urbano capitalino. Su creación mediante el Decreto No.183-93 del 24 de junio del 1993.

Gestión


Para fines de estudio y gestión, el Cinturón Verde se subdividió en ocho (8) zonas ambientales y una (1) zona de manejo especial correspondiente a la zona de intervención del Proyecto RESURE, todas ubicadas en las cuencas de los ríos Haina, Ozama e Isabela.

1. Río Haina o zona ambiental “A”, que cubre la llanura aluvional de la zona de remanso del Haina, entre el puerto y su salida por Los Montones. Tiene una superficie de 17.25 kilómetros cuadrados (1,725 hectáreas).

2. Arroyo Guzmán o zona ambiental “B”, el cual se extiende desde el río Haina (Manoguayabo) hasta el kilómetro 13 de la autopista Duarte. Tiene una superficie de 2.17 kilómetros cuadrados o 217 hectáreas.

3. Arroyo Manzano o zona ambiental “C”, que va desde el kilómetro 13 de la autopista Duarte al río Isabela, justamente en el cruce del puente Isabela de la avenida Jacobo Majluta. Tiene 4.92 kilómetros cuadrados o 492 hectáreas.

4. Río Isabela o zona ambiental “D”, que cubre desde su confluencia con el río Higüero hasta su confluencia con el río Ozama. Tiene una superficie de 24.19 kilómetros cuadrados o 2,419 hectáreas.

5. Río Ozama o zona ambiental “E”, la cual se extiende desde la confluencia con el río Isabela hasta la confluencia con el arroyo Dajao, próximo al puente Ozama de la avenida Charles de Gaulle. Tiene una superficie de 5.67 kilómetros cuadrados que equivalen a 568 hectáreas.

6. Los Humedales o zona ambiental “F” que cubre la zona de lagunas, ciénegas, manglares, caños, ríos, arroyos, cañadas y extensos bosques de galerías de la parte nororiental de la ciudad. Cubre una superficie de 68.30 kilómetros cuadrados o sea, 6,830 hectáreas.

7. Arroyo Cachón o zona ambiental “G”, la cual se extiende entre su desembocadura en el río Ozama y la comunidad de San Isidro. Tiene una superficie de 5.22 kilómetros cuadrados o 522 hectáreas.

8. Zona Oriental o zona ambiental “H”, la única zona que no tiene vínculo de agua a nivel superficial y discurre entre el arroyo Cachón y el Mar Caribe en el kilómetro 16 de la autopista de las Américas. Tiene una superficie de 21.09 kilómetros cuadrados o 2,109 hectáreas.

Los límites del Cinturón Verde quedaron definidos en 1993 mediante coordenadas geodésicas, sin identificación física en el territorio; se incluyeron desde el inicio zonas ocupadas y urbanizadas.

Click aqui para agrandar imagen

El Cinturón Verde de Santo Domingo fue ideado como frontera ecológica, combinación de agua (cañadas, arroyos, ríos, sistemas de lagunas, manglares, humedales), flora y fauna (nativa y migratoria). Su extensión de más de 130 km², rodea prácticamente a Santo Domingo, en muchos lugares formando parte integral de la misma. Santo Domingo es una ciudad que ha crecido muy rápidamente, habiendo duplicado su extensión territorial entre 1965 y 1975, triplicada hacia 1985. El desarrollo físico de Santo Domingo, caracterizado por la improvisación y la informalidad de las formas urbanizadas, ha desbordado sus límites físicos y ha ejercido una descomunal presión sobre los ecosistemas locales y los servicios urbanos.

La gestión del Cinturón Verde por parte del CONAU ha sido de una complejidad y problemática, aumenta con el tiempo. Desde su conformación, amplias zonas pertenecientes al Cinturón han sido incorporadas al tejido urbano de Santo Domingo, por procesos de crecimiento y expansión formales e informales; esta situación -sumada a la ausencia de planes de manejo para cinco de sus ocho zonas ambientales- ha llevado al CONAU a evaluar estrategias hacia su re-configuración y la definición de políticas de manejo.

Para la identificación y manejo de sus límites se acordó junto al Instituto Cartográfico Militar (ICM) mediante convenio de colaboración de febrero del 2001, trabajar en la delimitación de las diversas zonas ambientales. Esta labor fue completada para la zona ambiental C, correspondiente al Arroyo Manzano. La experiencia no fue fructífera, pues los mojones correspondientes a cada estación fueron eliminados por habitantes, propietarios y/o desarrolladores.

Todos los proyectos de desarrollo urbano incluidos en el territorio del Cinturón Verde requieren aprobación del Ayuntamiento local, de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y la no objeción del CONAU. En este último los proyectos son evaluados por la oficina técnica del Cinturón Verde o por un comité de estrategia, dependiendo de su envergadura y alcances de intervención, pudiendo sugerirse su modificación e inclusive su rechazo. En todo caso, el Comité ha dado seguimiento a muchas negociaciones ambientales entre desarrolladores de proyectos y el CONAU.

Click aqui para agrandar imagen

En su gestión diaria, el Cinturón Verde requiere mecanismos constantes de protección coordinados desde una estación de vigilancia instalada en el Parque Mirador Norte -conformada por diecisiete (17) militares- y apoyo técnico de la oficina del Cinturón Verde del CONAU.

Algunas de las intervenciones en el Cinturón Verde, son fruto de la ignorancia y desconocimiento de la importancia y valor de este territorio; otras sin lugar a dudas, responden a intereses particulares bien definidos y poco respetuosos de las normas establecidas y conocidas. En respuesta, el CONAU ha impulsado algunas iniciativas puntuales hacia la concienciación de la ciudadanía a través de los medios de comunicación y mediante la promoción y exposición de los valores ambientales utilizando imágenes fotográficas.

La salvaguarda de terrenos con fuerte presión para el desarrollo urbano y la compatibilización de sus usos con el respeto y preservación de importantes ecosistemas, es tarea primordial de la gestión y el ordenamiento territorial urbano, de la cual tienen que sentirse partícipes las autoridades municipales y todos los ciudadanos. Sin embargo es deber del Estado a través de sus diversas instancias, ofrecer alternativas de gestión y manejo.

Seguimiento

En la actualidad, el CONAU trata de compartir la gestión del Cinturón Verde con las autoridades situadas en los términos municipales incluidos en su territorio.

El CONAU ha compartido información gráfica y escrita con cada uno de los Ayuntamientos de la zona metropolitana. Falta la capacitación adecuada de los técnicos municipales y el manejo y definición de mecanismos de gestión compartida o mancomunada. Algunas iniciativas han sido coordinadas desde la Mesa de Planificación Metropolitana, que reúne a los Directores de Planeamiento Urbano de los diversos Ayuntamientos de la zona metropolitana de Santo Domingo en el CONAU, junto a algunos técnicos y asesores.

Investigación de: Keila Veloz
Documentación e Imágenes: Consejo Nacional de Asuntos Urbanos [CONAU]

1 comentario:

Asociación de Guías de Turismo R.D.1974 dijo...

Que lastima que hombres y mujeres ligadas a la actividad turistica y medio ambiental, no conozcan el potencial de negocios turisticos y de estudios de recursos tan importante como lo del Cinturon Verde.